Lo primero que hay que hacer es descartar la presencia de una otitis media, aguda o catarral. Una vez confirmada la hipoacusia neurosensorial y realizada la audiometría para cuantificarla, la medida más eficaz para reducir el ruido que padece el paciente es tranquilizarlo explicándole que se trata de un ruido que acompaña a la sordera y que difícilmente va a poder ser eliminado totalmente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies